La experiencia formativa, de Antonio Díaz Oliva. Con Sara Cordón y Camila Gutiérrez.

ADO (Antonio Díaz Oliva) es autor de la novela La soga de los muertos (Alfaguara, 2011; Sudaquia, 2016), ganadora del premio a la creación literaria Roberto Bolaño.  

Artículos suyos han aparecido en Qué Pasa, Rolling Stone, La Tercera, Gatopardo, Letras Libres y El Malpensante. Ha sido becario de Fulbright, NYU y de la Fundación Gabriel García Márquez. Ha trabajado como periodista, traductor y profesor universitario en Bogotá, Santiago y Washington DC. Y como ghostwriter en Nueva York.

La experiencia formativa, su libro de relatos, fue premio a mejor obra por el Consejo Nacional del Libro de Chile (otorgado con anterioridad a Alejandro Zambra, Roberto Bolaño, Álvaro Bisama y Germán Marín, entre otros autores)

Actualmente vive en Washington DC.

 

ADO (Antonio Díaz Oliva) is the author of the novel La soga de los muertos (Alfaguara, 2011; Sudaquia, 2016), awarded with the Roberto Bolaño prize for young Chilean writers. He has written for Rolling Stone magazine, Gatopardo, Letras Libres, and El Malpensante. He has been awarded fellowships from NYU, the Gabriel García Márquez Foundation and Fulbright. He has worked as a freelance journalist, translator and university professor in Bogota, Santiago and Washington DC, and as a ghostwriter in New York City.

For La experiencia formativa, his latest book, he received the National Book Council of Chile award for short fiction (past recipients: Alejandro Zambra, Roberto Bolaño, Álvaro Bisama, and Germán Marín, among others).

He currently lives in Washington DC.

 

Camila Gutiérrez nació en 1985, estudió literatura en la Universidad de Chile e hizo un magíster de periodismo escrito en la Universidad Católica. Ha colaborado en distintos medios de comunicación, como la revista El Sábado, Gatopardo y The Clinic. Fue coguionista de Joven y Alocada, película inspirada en su vida, dirigida por Marialy Rivas, que recibió el premio a mejor guión en el festival de Sundance en 2012. Su libro Joven y Alocada fue un éxito de ventas.

 

Sara Cordón (Madrid, 1983) estudia el doctorado en literaturas hispánicas de CUNY. Es autora de varios libros juveniles publicados por la editorial El Rompecabezas (algunos de los cuales han sido traducidos al euskera por la editorial Txertoa). Sus relatos han sido publicados en las revistas Los Bárbaros, Viceversa y Temporales. En 2012 ganó el premio de relato Tomás Seral y Casas. Ha trabajado como coordinadora de talleres de escritura creativa en la escuela Fuentetaja, como gestora cultural en el Instituto Cervantes de Madrid y como editora en diversas editoriales.

 

Sobre La experiencia formativa

 

«Un libro de cuentos que parece venir de la moral twee, pero que más bien está lleno de ajustes de cuentas. ADO ataca al mundillo literario, se ríe de los millennials, de los hipsters y del submundo de las maestrías de literatura curativa (jajaja). Historias entrañables y rabiosas  que cruzan desde Brooklyn hasta Barrio Italia, pasando por La Condesa o Barranco.»

 

Alberto Fuguet

 

«Todos los relatos —escritos con una prosa ágil y eléctrica, que oscila desde una exquisita melancolía a un finísimo sentido del humor— dan cuenta de una muy peculiar educación sentimental: crónicas íntimas de transformaciones que permiten vislumbrar la deformidad donde antes no era evidente.»

 

Maximiliano Barrientos

 

«Personajes que, en tránsito hacia la adultez, pasan por situaciones que amenazan por cambiarlos. Jóvenes cargados de incertidumbre y humor que mientras se pierden encuentran lo que parece ser un destino. No el que buscaban.»

 

El Mercurio

 

«Humor, ternura y rabia en un mosaico de personas desplazadas geográfica y emocionalmente.»

 

Revista Paula

 

«Los escritores jóvenes chilenos, la mayoría epígonos de Roberto Bolaño, lo quieren todo: el beneplácito de la siempre biempensante academia y aparecer en los suplementos culturales; una mención Eterna Cadencia y una frase de Beatriz Sarlo; publicar en una multinacional española –con el espaldarazo de El País– y a la vez seguir en la periferia latinoamericana. Este libro, apenas cuatro cuentos que bastan para desarrollar un ethos literario, no busca encajar en ninguno de esos espacios. Con desparpajo, humor y ternura, el señor Díaz Oliva se las ingenia para formar y deformar un mundo propio.»

 

Marcelo Chiriboga

 

«La experiencia formativa habla de experiencias que no llenan, que asfixian en sus intentos de orden, dejando que los animales se asomen, a ratos, para ser testigos incómodos: los conejos que empiezan a aparecer en el primer relato y que desencadenan violencias y malos entendidos; los animalitos que fuma el protagonista del tercer cuento para sobrevivir a una depresión pantanosa, o esos animales, algo aterrados, en la ciudad y la experiencia de viaje, en el último.»

 

María José Navia, Paniko.cl

 

«En estos relatos a veces aparece Chile como un recordatorio, y a veces ese recordatorio es añorable, aunque casi siempre borroso, como la imagen de una vaca que se cruza en un tren que va de Temuco a Santiago. Pero incluso esos recuerdos son más propios que la ciudad gigante que aparece entre estas páginas, Nueva York, esa ciudad que “ya está escrita”, como dice el narrador del último cuento.»

 

Esteban Catalán

 

 

 

Sobre La soga de los muertos, nueva edición por Sudaquia, disponible desde septiembre del 2016

 

A highly playful literary debut, with terse, elegant prose. A major new talent.      

Thomas Bunstead, traductor de Eduardo Halfón, Enrique Vila-Matas y Juan Villoro

Una novela sobre cómo narrar las trampas de la memoria y cómo escapar de ellas y cómo, en esa huida, yace un drama familiar, algo donde habita tanta luz como melancolía.

Álvaro Bisama

Una dispersión, una sensación de vacío sólo acrecentada por el uso constante de los espacios en blanco. Puede leerse como un libro de poemas que quiere encontrar su justo equilibrio en el silencio.

Sebastián Antezana, diario La Prensa, Bolivia

Una historia breve, de esas que se leen en un viaje en micro, con una escritura más cercana a la imagen que al relato, logrando no sólo cautivar por su historia, sino además por simular una bitácora adolescente de los noventas capaz de condensar a una generación entera.

Daniel Hidalgo, Rolling Stone

Todos miran al pasado y quieren tocar algo que es inútil. Pero vale intentarlo. Esta es una hermosa novela sobre esa intención.

Eduardo Varas, El Portalvoz, Ecuador

En la escritura de Antonio Díaz Oliva abundan la jovialidad, humor y una bien lograda impresión de ingenuidad en un texto construido no ingenuamente.

Pedro Gandolfo, El Mercurio, Chile

Una novela de aprendizaje a partir del fracaso; sobre la pérdida de la inocencia a través de esas experiencias que terminan con la infancia y se abren camino a un sitio eriazo. Pero también es un espejo sobre la idealización y sobre las dimensiones de las cosas; sobre los detalles que cobran importancia.

Patricio Jara

La soga de los muertos, de Antonio Díaz Oliva: una novela de este autor chileno, muy joven, que habla de tiempos turbulentos, de beatniks, de Ginsberg, de la búsqueda personal en el camino solitario de crecer.

Johann Page

Una historia de ausencias, de presencias fugaces, de presencias que parecen ausencias.

Revista Grifo, Universidad Diego Portales

(Antonio) Díaz Oliva logra construir la visión de una ciudad noventera, con resabios de miedo social latente.

Miguel Wolter, El Mostrador

Una historia que se mueve como a chispazos, saltando de un momento (breve, un fragmento lúcido, incandescente) a otro.

María José Navia

Una novela sobre diminutas señales y sobre muertos, que únicamente en la literatura es posible llenar de sentido.

Revista Intemperie

El estilo para desarrollar la vida de estos personajes es la rapidez, una velocidad que hoy es la tiranía de las redes sociales. Pero La soga de los muertos, por supuesto, es literatura.

El Nuevo Herald, Miami

Un ideario pop que, aunque no tiñe del todo a esta novela, marca la gravedad de su universo. La soga de los muertos juega (al parecer) con la propia biografía de Díaz Oliva y la de otras bestias sagradas como Nicanor Parra, anfitrión de Ginsberg en Chile, y el grupo paracultural que peleaba por darle el Premio Nobel a Parra.

Diario La Nación

Un punto de vista en el que todo se observa desde afuera… una escritura que duda: dar o no un giro hacia lo surrealista, cerrar o abrir las historias.

Patricia Espinosa, Las Últimas Noticias

La novela conmueve y hace muchísimo sentido a quienes pertenecemos a esta generación. En una palabra, nos (d)escribe.

Pablo Concha, Sala de Lectura, Universidad Católica de Chile

Es sorprendente cómo, de una forma novedosa, Díaz Oliva combina tres historias que corren por distintos carriles pero en un sentido único. Y se cruzan. Y se mezclan.

Disorder.cl

Las historias paralelas funcionan, y la novela entretiene y emociona; el personaje del niño está muy logrado, y su figura me da una curiosidad tremenda por su mente, cómo observa… es impecable cómo se cruzan las historias de este debut.

Matías Rivas

 

 

Event date: 

Friday, September 23, 2016 - 6:00pm to 7:00pm

Event address: